En 40 años de vida, su carrera ha transcurrido entre una larga lista de éxitos y escándalos, enfrentando situaciones personales que la han llevado a usar medicamentos.

Britney Spears nació un día como hoy, 2 de diciembre, pero en 1981, en Mississippi, Estados Unidos.  Su madre, Lynne Spears, trabajó como maestra de primaria y su padre fue contratista y chef. Durante su infancia, también asistió a clases de baile, gimnasia y canto. Debutó como cantante a los cinco años.

Cuando apenas contaba ocho años se fue seleccionada para participar en “El Club Mickey Mouse” de Disney, donde compartió créditos con Christina Aguilera, Ryan Gosling y Justin Timberlake, quien fuera su pareja años más tarde.

Su baja estatura es uno de sus principales complejos. La también actriz mide 1,63 metros. Y si bien intenta cuidar su físico, la comida chatarra es una de sus debilidades.

Britney tiene una relación muy fuerte con sus fanáticos. Sus lanzamientos, cumpleaños, y básicamente cualquier cosa que tiene que ver con su carrera se transforma en tendencia en todas las redes sociales, en especial en Twitter. Su comunidad de fanáticos ha ganado dos veces premios a su fidelidad, primero en MTV y luego en los Kids Choice Awards.

La cantante ha profesado públicamente que sus principales influencias musicales son Madonna, Mariah Carey, Whitney Houston, Otis Redding y Prince. “Siempre he seguido mi corazón y perseguido mis sueños, e imagino que la gente encuentra eso inspirador”, ha comentado.

Britney Spears ha sido un punto de referencia en cuanto a estilo musical para las nuevas generaciones de artistas femeninas, quienes crecieron mirándola y profesan su admiración por ella en cada oportunidad.

Los especialistas la acreditaron como la principal fuerza impulsora detrás del renacimiento del “pop adolescente” a finales de la década de 1990 y la catalogaron como la mejor artista adolescente de todos los tiempos antes de cumplir los 20 años, por lo que la honorificaron con el título de la “Princesa del Pop”.

En 1999 publicó su primer álbum, Baby One More Time que se convirtió en el disco más vendido, con el sencillo más escuchado en la semana que debutó.

La revista Forbes la citó como una de las artistas que más dinero ganó en 1999, con una cifra aproximada de $15 millones de dólares, incluidos sus anuncios con varias prestigiosas marcas comerciales. Además de esto, creó su propia marca de chicle y una muñeca con su nombre.

En el año 2005 ganó un premio Grammy por Mejor Grabación Dance por su canción “Toxic”. Ha sido nominada por la academia en otras ocho ocasiones. Durante su carrera musical ha logrado que todos sus álbumes de estudio debuten en la posición Nº 1 de Billboard.

“Solo quiero recuperar mi vida. Han pasado 13 años y es suficiente”, dijo la cantante mientras defendía su libertad ante la corte. Britney Spears se encontraba bajo la tutela de su padre desde el año 2008.

Tras su divorcio y la muerte de su tía, Britney fue ingresada en varios hospitales y centros de tratamiento. Durante la crisis se afeitó la cabeza y atacó a los paparazzi con un paraguas. Incluso llegó a perder temporalmente la custodia física de sus hijos después de no asistir a las audiencias judiciales.

Luego de estos eventos desafortunados para la salud mental y física de la estrella del pop, le fue concedida a Jamie Spears la tutela total de su hija, así como también el control de su patrimonio, el cual asciende a los 60 millones de dólares.

Spears se vio envuelta en una batalla legal contra su padre para recuperar su independencia. Tuvo que comparecer varias veces ante un juez hasta que el mes pasado finalmente logró su libertad.

Durante una de sus intervenciones en la corte, Spears confesó que “la habían obligado a actuar, que no se le dio privacidad y que la obligaron a usar anticonceptivos, tomar medicamentos y asistir a sesiones de terapia en contra de su voluntad”.

Hace poco, el tribunal estadounidense falló en favor de la artista y finalmente, después de más de una década, Britney Spears vuelve a llevar las riendas de su vida sin intermediarios.

#FreeBritney fue el movimiento impulsado por los fanáticos de la princesa del pop en donde se generaron mensajes de apoyo a la cantante durante todo el proceso.

En señal de respaldo, al hastag #FreeBritney se sumaron un sinnúmero de estrellas del arte norteamericano, entre ellos: Christina Aguilera, Miley Cyrus, Katy Perry, Paris Hilton, Mariah Carey y Cardi B.

“Esta sensación tan cálida, genial y hermosa que tienes cuando llevas 13 años esperando pacientemente para poder vivir tu vida como realmente quieres y por fin ha llegado el momento”,  escribió ella en la víspera de su 40 cumpleaños.

Luego agregó: “Simplemente me siento bien al estar aquí, y no ha sido gracias a ningún doctor o tutela. Me doy las gracias a mí misma por creer en mí”. Después de vivir uno de los noviazgos más mediáticos de la historia con el cantante y actor Justin Timberlake, la escandalosa ruptura, dos divorcios y dos hijos, pareciera que Britney finalmente ha encontrado el amor.

La cantante se comprometió el pasado mes de septiembre con su novio desde hace cuatro años, Sam Asghari. El anuncio fue realizado mediante una publicación en su cuenta de instagram.

2 Comments

Leave a Reply