El cantante Chris Brown fue acusado recientemente de violar a una mujer en un yate que se encontraba estacionado a las afueras del hogar del rapero Sean “Diddy” Combs en Star Island, Miami, de acuerdo con TMZ.

La presunta agredida, quien decidió mantener su anonimato bajo el seudónimo de Jane Doe, afirmó que ha laborado como coreógrafa, bailarina, modelo y artista musical, indicó en los documentos legales que Brown se convirtió de amigable a violador en cuestión de minutos.

En la querella, la mujer afirmó que el intérprete de “Look At Me Now” agarró el teléfono de un conocido con quien ella estaba haciendo una vídeo llamada, y le pidió que fuera a la casa de “Diddy” Combs lo antes posible.

A su llegada, el día 30 de diciembre del 2020, Brown le invitó a la supuesta víctima un trago y le indicó que se dirigiera a la cocina del yate para esperarlo, según apuntó en el escrito.

En el texto se agregó que el artista presuntamente le dio a la mujer una taza roja con una bebida mezclada, y que empezaron a hablar. Momentos después, Brown aparentemente le llenó el recipiente por segunda ocasión, y la acusadora dijo que comenzó a sentirse mal tras ingerir su contenido.

“(Se sintió) Desorientada, físicamente inestable, y comenzó a quedarse adormilada“, se lee en el documento, que añade que fue en ese momento cuando el famoso supuestamente la llevó a una habitación mientras ella sufría la sensación de estar drogada y con poca conciencia.

En el texto se añadió que Brown presuntamente cerró la puerta del dormitorio para impedirle a la demandante que intentara irse, para luego quitarle la parte alta de su bikini, besarla sin su consentimiento y violarla, a pesar de que ella le pidió entre susurros que se detuviera.

 

La mujer afirmó que la celebridad eyaculó dentro de ella, saltó fuera de la cama en la que la depositó y le dijo que “ya había acabado”; al día siguiente, ella afirma que él le mandó un mensaje de texto para pedirle que tomara la píldora del día siguiente, algo que hizo a pesar de que se sentía angustiada.

En la demanda, le exigió a Brown $20 millones de dólares en daños bajo el alegato de que la supuesta violación le causó una severa angustia emocional; sus abogados, Ariel Mitchell y George Vrabeck, comentaron que su clienta no denunció el acto en ese momento porque se sentía muy avergonzada y tenía muchas responsabilidades por sus estudios de medicina.

Estamos Comprometidos con que las víctimas sean escuchadas, e instaremos a contactar cualquiera que tenga información al respecto”, señalaron los defensores legales. Ni Brown o algún miembro de su equipo han hecho comentarios al respecto hasta el momento.

Leave a Reply