Madrid. Según revela The Hollywood Reporter, el coste de la película aumenta en un millón de dólares cada mes que pasa sin que llegue a los cines. Este aumento del presupuesto se debe al préstamo que MGM tuvo que solicitar a un banco para financiar el largometraje, algo habitual en las producciones de Hollywood.

Pero los dos retrasos que el filme ha sufrido en su fecha de estreno, han provocado que los intereses de la producción vayan aumentando paulatinamente hasta que llegue a salas, algo que está previsto para el 2 de abril de 2021.

“Incluso aquellas que tengan una financiación con bajos intereses, están viendo que su deuda aumenta. Así que seguir la ruta del streaming no es una locura. Has gastado un dinero que no vas a poder recuperar pronto”, continúa.

One Comment

Leave a Reply